martes, 22 de enero de 2013

Marcando los tiempos.


Mírame, mírame como si fuera a ser la ultima vez que nuestras miradas se cruzaran. Bésame, bésame como si las agujas del reloj se detuviesen por última vez, y paralizaran el mundo entero. Acaríciame, acaríciame como si fuera la última vez que tus manos recorrieran todo mi cuerpo y sintieran como se me eriza la piel. Abrázame, abrázame, como si en este planeta solo existiéramos tú y yo, y nadie más para impedir este momento. Solo quiero vivir este momento como si fuera el último, solo quiero estar contigo, en este mismo momento, en este maldito instante, porque veo que las agujas del reloj marcan nuestros tiempos, y yo no quiero que marquen uno, dos o tres tiempos, sino toda una vida. Así que hagamos que ese viejo reloj siga como el primer día, marcando las horas desde el principio hasta el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario