lunes, 21 de enero de 2013

Una carrera que nunca acaba.


Puedes caer varias veces en esta carrera, pero espero verte en la línea de meta. Estaré ahí a tu lado, de copiloto, al otro lado del asiento. Con el paquete de  todas tus lágrimas tirados en el asiento trasero, y una cinta vieja hablando de nuestra historia. Vas a una velocidad que nadie puede alcanzar, solo tú, solo tú puedes manejar el volante, y yo estaré ahi para frenarte antes de caer al vacío. Este es tu camino, y no el mio ni el de otros, solo tuyo. Tú manejas esta pista, llena de curvas que giran a la derecha, llena de obstáculos y más carriles. No estás solo, yo estaré esperándote en la linea de meta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario