lunes, 4 de febrero de 2013

Aquello era infierno.

Llegó la despedida, la hora de decir adiós. Ni siquiera sabía que sería nuestro último beso.Ni que sería la última vez que nuestras miradas se cruzasen.Ni siquiera estaba segura de  que lo que estaba pasando era verdad o solo un mal sueño.Sólo te recuerdo mirándome, clavándome aquel adiós tan amargo.Con un nudo en nuestras gargantas, y lágrimas deslizándose por mis mejillas,intentando esconder mi cara con mis manos.Porque como bien sabías, odiaba que me vieran llorar. Pero fue inevitable. Me dejaste vacía,incompleta, sola en este mundo de locos. Y fue en aquel instante cuando me dijiste adiós,me besaste la frente y nuestras manos se desenredaron.Cuando me faltaba el aire.Cuando todos y cada uno de los momentos que pasamos, pasaron rápidamente por mi cabeza.Recuerdos rotos en mil pedazos.Fue nuestro último momento.Y fue cuando no quise saber nada más de esos labios que me besaban, ni de esos brazos que me rodeaban, ni siquiera de ese aroma, que se fue como el viento.Nunca más volvería a sentir dolor.Lo único que sé, es que aquello me quemaba por dentro, me iba consumiendo poco a poco.Aquello era infierno. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario